La crisis de la “carne de conejo”

el

La crisis del conejo viene, sobre todo, porque ha desaparecido de la dieta habitual de los más jóvenes. “El consumidor menor de 30 años muestra rechazo a su consumo”, dicen desde ASEDAS, “entre otras cuestiones por la percepción de difícil elaboración y el corte con el que se suele presentar”.

El Independiente

Hoy llegaba a mis manos un artículo de El Independiente cuyo título rezaba “La crisis del conejo: los jóvenes no lo quieren y cada día cierra una explotación”, el artículo completo lo podéis leer aquí.

Además, en el artículo hablan de que la campaña de “Carne de conejo” por unas cosas o por otras, no está siendo nada efectiva para los ganaderos cunícolas.

La campaña de Carne de conejo  ha sido lanzada por INTERCUN que es la Organización Interprofesional para impulsar el sector cunícola. Es una campaña en la que una abuela muy simpática no para de alentar a su nieto a que coma carne de conejo porque es muy “sana” y hay mil formas de cocinarla.

No obstante, los antiespecistas han contestado con fuerza como hicieron los fantásticos compas de Veggieroom  con la siguiente imagen:

carnedeconejono
Imagen de Veggieroom

Pues bien, vamos a hablar de las otras cuestiones por las que los jóvenes ya no quieren comer carne de conejo que no explican en el artículo.

La gente joven no quiere comer conejo, porque la gente joven es la misma que apartaba el conejo del arroz los domingos, porque  ellos son los mismos que el sábado habían estado jugando con esos conejos en casa de sus abuelos y no se lo querían comer en la paella. La gente joven son los mismos que conviven últimamente con conejos en sus hogares y cuando conoces a un animal, te das cuenta de cómo es: tan especial como cualquier perro o gato al que tanto quieres. Cuando convives con un conejo, creas un vínculo con él y lo consideras un miembro de tu familia, no te lo quieres comer.

Si la gente joven no quiere comer carne de conejo, no creo que tenga que ver con el corte en el sentido en el que creen los de ASEDAS, sino precisamente por lo contrario: los conejos se venden enteros despellajados y no están despiezados en los mostradores de las carnicerías. No nos gusta ver al animal entero que nos vamos a comer porque nos recuerda que estamos comiendo muerte.

Si la gente joven no quiere comer carne de conejo tampoco creo que sea por la difícil elaboración cuando a día de hoy, los jóvenes hemos aprendido a hacer sushi y otras mil peripecias culinarias que a nuestros abuelos les parecerían complicadísimas.

Si la gente joven no quiere comer carne de conejo es, entre muchas otras razones, porque no quiere comer animales con los que convive, con los que se enternece cada vez que ve un vídeo de animalitos  adorables interactuando entre ellos y con el medio. Cuantas veces habré escuchado decir “pero mira lo que hace ese conejo, si parece un perrito”. No es que ese conejo sea un híbrido entre perro y conejo, es que es un ser diferente, inteligente y con capacidad de sufrimiento si los maltratamos. Y no nos gusta comer muertos, no queremos comer animales que nos parecen adorables (yo no comía conejo desde pequeña por esta misma razón) porque sabemos que no nos hace falta comer ese animal tan tierno que inunda nuestras redes sociales con vídeos, porque los tiempos han cambiado y tenemos mil opciones diferentes para alimentarnos, porque Igualdad Animal hizo una maravillosa y escalofriante campaña hablando de las granjas de conejos en España, porque cada vez más gente joven deja a un lado el especismo y comienza una vida compasiva con el resto de habitantes de este planeta.

Hemos ampliado nuestra compasión a los conejos, hemos ampliado esa línea especista que diferencia a los animales que “se comen” de los que “no se comen”, pero no basta con eso. Hay que seguir luchando por todos los cerdos, vacas, pollos, peces, corderas, cabras, etc. que todavía no entran en nuestro círculo de compasión. Hay que deconstruir el carnismo de este sistema especista en el que nacemos y se nos educa.

Luchar por un mundo más justo para ellos no es difícil si te centras en las verdaderas víctimas. 

10999527_1556117354667094_249324553359976150_o
Imagen de Tras los Muros
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s