Carta abierta al artículo de la revista Jara y Sedal “10 razones por las que los cazadores son mejores en las relaciones de pareja”

Cuando leí el artículo pensé que tenía dos opciones: reír o llorar y verdaderamente, no sabía cuál de las dos me parecía peor. Probablemente pensaréis “ para qué le haces caso a estas cosas, es mejor echarse unas risas y seguir con tu vida” pero es que me preocupa, y mucho, el hecho de que lo vayan a leer miles de personas, y peor todavía, que estas personas compartan esta opinión.

Machismo y especismo suelen ir de la mano ya que ambos son sistemas de dominación, poder y opresión. Normalmente me cuesta más mostrar la relación entre ambos pero gracias a nuestros amigos cazadores esto nos llevará poco tiempo.

El artículo “10 razones por las que los cazadores son mejores en las relaciones de pareja” además de especismo, rezuma el machismo más rancio que podemos encontrar y tiene toques homófobos y clasistas, pero aquí nos vamos a centrar en los dos primeros ámbitos. El artículo está escrito considerando que solo hay hombres cazadores. Chicas cazadoras, para Jara y Sedal, no existís. Y sinceramente, cazadores y cazadoras, ojalá dejaseis de matar, porque no es supervivencia, no estáis en una isla desierta con un rifle en la que lo único que podéis comer son conejos. LA CAZA ES VIOLENCIA, CRUELDAD Y ASESINATO.

Vamos a ir punto por punto porque no tiene desperdicio:

Confirmado, los cazadores tienen un fuerte potencial de supervivencia que lleva a las mujeres a sentirse protegidas. Además se encuentran en contacto directo con la naturaleza, más que otros grupos, teniendo un lado salvaje que atrae al género femenino.

¿Cómo se refleja esto bajo las sábanas? Los cazadores jóvenes tienen mucho éxito a la hora de ligar, su sexapell está desarrollado al igual que su capacidad para dar con las piezas en los entornos más imposibles.

Las mujeres no necesitamos sentirnos protegidas por un hombre. NO NECESITAMOS SENTIRNOS PROTEGIDAS POR NADIE, NECESITAMOS SENTIRNOS SEGURAS SIEMPRE, como por ejemplo, deberíamos sentirnos seguras cuando volvemos a casa solas por las noches con las llaves en la mano y el móvil en la otra por si nos pasa algo. Yo quiero poder despedirme de mis amigas sin tener que escribirles un mensaje de que he llegado bien y para eso no necesito a ningún hombre con una escopeta a mi alrededor, más bien todo lo contrario.

Además estas ideas perpetúan los roles de género que nos inculcan desde que nacemos y por los cuales, como mujeres debemos ser débiles, sentirnos pequeñas, inseguras y sentirnos atraídas por el más machito de turno.

Con el siguiente párrafo sí que no sé ni por dónde empezar (no sé cómo solo dos párrafos pueden contener tanta basura). Nos están comparando a las mujeres con las presas y a los cazadores con depredadores. NO SOMOS LAS PRESAS DE NADIE Y MATAR ANIMALES NO OS VA A AYUDAR A ENCONTRAR NUESTRO ORGASMO. ¿De verdad un machista va a saber hacer disfrutar a su pareja en la cama? DÉJAME QUE LO DUDE.

Vamos allá con las “claves” del supuesto éxito de los cazadores:

  1. El control del olor es importante

Mientras otros pueden oler a fritanga de bar, el cazador se empeña en repeler cualquier olor tanto como pueda. Sobre todo si nos encontramos ¡en época de recechos!

Claro, porque un cazador no huele a sangre y vísceras cuando descuartiza un animal. Claro que sí guapi. Vaya argumento más débil eso de apropiarse del hecho de tener una higiene personal adecuada. Y por si fuese poco, juzgando a las personas del sector de la hostelería que salen del trabajo oliendo a fritanga. Os apesta el clasismo a vosotros.

  1. Dispuestos todo el día

No tienen fin y es un hecho. Los aficionados a la caza tienen una resistencia superior al resto. Pueden empezar a primera hora de la mañana y terminar cuando se ponga el sol. Ya sabes… casta.

Claro que sí campeones, matar animales por placer hace que seas una máquina sexual que además, según este artículo parece que es lo único que buscan las mujeres. Se nota claramente que este artículo ha sido escrito por hombres cisheterosexuales y para hombres cisheterosexuales.

  1. Se ajustan rápidamente a las necesidades

Los cazadores tienen una sorprendente habilidad para adaptarse y eso les lleva directamente al éxito. Se pueden enfrentar a cualquier cosa que se les presente, son capaces de adaptarse a cualquier situación con tal de lograr su objetivo. 

¿Objetivo? ¿Matar? ¿Qué sepas tumbarte en el suelo para matar a un animal inocente desde lejos es lograr un objetivo? No quiero ni pensar en qué estaba pensando la persona que redactó este artículo cuando puso esto. Haced la comparación mental con mujeres en vuestras cabezas y empecemos juntas a horrorizarnos.

  1. Los cazadores tienen una mente muy desarrollada

Están listos para el éxito. Y no cesarán en su empeño. Cuentan con la concentración para mantenerse en el camino correcto hasta conseguir su objetivo. No se desvían y cuando se enamoran dan todo sin importarle las inclemencias que puedan surgir.

Claro, una mente muy desarrollada por comer carne. Hunga-hunga-hunga. Salid del Paleolítico ya por favor. Y para variar… no podía faltar una dosis de toxicidad de amor romántico con ese “sin importar las inclemencias que puedan surgir”. Las inclemencias que tú mujer, me hagas sufrir a mí, porque el amor todo lo puede. ASCO.

  1. Unas manos de oro

Todo lo que hacen comienza y termina con sus manos. Y es esto precisamente lo que vuelve loca a su pareja. Las manos de un cazador son tanto fuertes y ágiles para apretar el gatillo como suaves y reconfortantes. 

Apretar un gatillo requiere una agilidad y una fuerza nunca vistas y encima reconforta. Toma castaña, vaya premio nos ha tocado chicas. Una vez más, heteropatriarcado, roles de género y se centra en el sexo y un intento de cuidados abominable. Esto ya empieza a aburrir.

  1. No les importa la cantidad sino la calidad

Prefieren cazar una pieza de cinco estrellas antes de varias de mala calidad o defectuosas. Por ello ofrecen lo mismo que reclaman. Si les das todo, ellos te responderán con la misma moneda.

Las mujeres NO SOMOS TROFEOS NI LOS ANIMALES TAMPOCO. TODAS SOMOS IGUAL DE VÁLIDAS SEAMOS COMO SEAMOS. NO HAY MUJERES DE SEGUNDA. Nos intentan enemistar desde que nacemos. Ante su violencia, insumisión y sororidad como armas. ¡Ah! Y tu cuerpo es tuyo, tú decides con quién, cómo, cuándo y dónde disfrutarlo. NO LE DEBES NADA A NADIE (y menos a un machista asqueroso).

7. Mantienen sus accesorios limpios y organizados

Los cazadores no solo son organizados, sino que cuando terminan de cazar, se aseguran dejar todo listo y limpio para la próxima vez.

Si consigues llevarlo a tu terreno, el cazador ayudará en las tareas de limpieza. Todo con tal de mantener su ropa en perfecto estado ¡para que no le cojan el viento los cochinos!

¡Madre mía! ¡Un hombre al que si llevo a mi terreno me ayuda a limpiar la misma casa en la que vivimos! ¡Qué chollo! Un hombre no me tiene que ayudar, tiene que compartir responsabilidades al mismo nivel que yo lo haga. Joder. Y para acabar el párrafo dicho especista. Para qué van a esforzarse en cambiar de estrategia.

  1. A muchos cazadores les gusta cocinar

Del campo a la mesa. Es su máxima. Todo cazador que se precie gusta de aprovechar la carne de las piezas cazadas. Suelen ser bastante cocinillas y a muchos ¡no les queda nada mal! 

Una vez más, perpetuando los roles de género porque “la cocina es para las mujeres y encima de que quieran cocinar tenemos que darles las gracias”. Y perpetuando el especismo: LOS ANIMALES NO SON INGREDIENTES, NO SON COMIDA.

  1. Siempre dan en el blanco

No dejan nada al azar y les gusta practicar para que el resultado sea precisamente dar en el centro de la diana. Están acostumbrados a calibrar todo con anticipación y saben exactamente qué punto del cuerpo hará gozar a su pareja.

No paráis de repetiros, se ve que llegando al final del artículo os quedaban pocas ideas en esas dos neuronas solitarias que tenéis. Ni las mujeres, ni los animales somos una diana. No intentéis relacionar la violencia y el asesinato con el placer sexual. QUE NO.

  1. No les importa ensuciarse

No les importa por donde tengan que rodar si es por una buena causa. 0% escrupulosos, algo que volverá locas a las chicas yendo a los lugares más insospechados.

Este intento de sugerir que los cazadores practican sexo oral a sus parejas (por supuesto, mujeres cishetero), porque “no son escrupulosos” es patético. El sexo no es sucio cuando es consensuado y consentido. Mi cuerpo no es algo sucio. Mi cuerpo es maravilloso y disfrutar de él también lo es. Pero Jara y Sedal prefiere promover que encima tenemos que sentirnos agradecidas de que no tengan escrúpulos para comernos el coño.

Y hasta aquí la crítica.

CONTRA EL ESPECISMO Y EL PATRIARCADO: INSUMISIÓN Y LUCHA, FEMINISMO Y ANTIESPECISMO.

Anuncios

2 comentarios sobre “Carta abierta al artículo de la revista Jara y Sedal “10 razones por las que los cazadores son mejores en las relaciones de pareja”

  1. Que artículo más bochornoso el de Jara y Sedal. Además de ser una revista de cazadores, una práctica muy chapada a la antigua que brilla por el desagradable placer que suscita la muerte del animal, atropellan a conciencia los roles de género modernos con metáforas sexistas que distan mucho de los esfuerzos hacia la igualdad. Gracias por la crítica, espero que mates dos pájaros de un tiro y ayudes a liberar más mentes.:) Por cierto, a qué te refieres con cisheterosexual? O_o. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s