Cómo prevenir la lehismaniosis

Con la llegada del calor vuelven los insectos y con ellos diferentes enfermedades que pueden afectar a nuestros compañeros peludos. Hoy en concreto vamos a hablar de la prevención de la lehismaniosis canina, pero que siempre que sea posible hables con tu veterinario de confianza para que te recomiende la mejor solución para tu compi perruno.

¿Qué es la lehismaniosis o lehismaniasis?

La lehismaniosis es una enfermedad infeccionsa que transmiten a través de su picadura los flebotomos (un tipo de mosquito). La causa un parásito conocido como protozoo lehismania. Existen dos formas diferentes de lehismania:

  • Lehismaniosis cutánea
  • Lehismaniosis sistémica o visceral

La lehismaniosis cutánea afecta a la piel y membranas mucosas, es muy visible en los perros por las llagas y la pérdida del pelo que suele suceder. La segunda, la lehismaniosis sistémica o visceral, es más peligrosa ya que aparentemente puede no haber síntomas exteriores en el perro pero su sistema inmune estar dañado e incluso sus órganos internos como por ejemplo el riñón, llegando a crear insuficiencias que pueden ser mortales para nuestro compañero.

La lehismaniosis no tiene cura en sí, una vez nuestro animal está infectado lo estará toda su vida, no obstante, en muchos casos la enfermedad puede controlarse. Para controlarla es fundamental que realicemos todas las pruebas periódicas que nos indique nuestro veterinario o veterinaria (análisis de sangre completos, pruebas de lehismania, etc.) y que suministremos la medicación que se nos indique (normalmente el tratamiento suele ser de por vida).

Como hemos podido observar, no se trata de una enfermedad exenta de consecuencias y ya que España es un país con alto riesgo de infección, es importante hacer todo lo posible para prevenirla y detectarla a tiempo.

¿Cómo saber si mi compañero perruno tiene lehismania?

Los síntomas de la lehismaniosis pueden ser muy variados: desde úlceras en las orejas, cabeza y alrededor de los ojos, hasta pérdida del pelo, diarreas con sangre, crecimiento anormal de las uñas, etc.

La mejor forma de saber si nuestro compañero tiene lehismaniosis es realizando un análisis específico para ello. Normalmente se realiza uno al año al terminar los meses de calor (después del verano). No obstante, se puede realizar en cualquier momento del año así que si tienes dudas, contacta con tu veterinario o veterinaria de confianza.

¿Cómo podemos prevenir la lehismania?

En la actualidad existen diferentes métodos para su prevención, aunque no todos sean eficaces al 100% por lo que si combinamos algunos de ellos, podemos reforzar su efecto.

  • Vacuna contra la lehismaniosis: es un método de prevención relativamente nuevo que solo puede aplicarse en perros sanos (no infectados por el flebotomo) por lo que antes de aplicarse, se tiene que haber descartado la infección mediante un análisis o las pruebas que el veterinario o la veterinaria consideren convenientes.
  • Collares antiparasitarios: es importante que sea un collar parasitario de calidad y que en el prospecto aparezca que previene específicamente contra el flebotomo además de contra las garrapatas, pulgas y otros parásitos. Dependiendo de la marca puede variar su tiempo de eficacia.
  • Pipetas: deben cumplir los mismos requisitos del collar, deben ser específicas para prevenir el flebotomo y de calidad (no valen las que venden en el supermercado). su eficacia suele rondar las 4 semanas dependiendo de la marca.
  • Aceites esenciales: el aceite esencial de árbol de té, de lavanda y otros remedios naturales como la citronnella nos pueden dar una ayuda extra a la hora de alejar insectos de nuestros compañeros peludos. No obstante, estos remedios no deben utilizarse NUNCA como sustitutos de los collares y pipetas, sólo como refuerzo. Puedes diluir unas gotas de aceite esencial con agua en un vaporizador y aplicarlo antes de salir a la calle, al campo o a la playa en los meses de calor. A la hora de vapolizarlo, nunca lo haremos sobre mucosas, zonas sensibles o heridas.

Mi veterinario, me recomendó combinar durante los meses de calor (primavera, verano y principio del otoño) pipeta y collar con el fin de evitar todo lo posible que un flebotomo vuelva a picar a mi compañero Shaki, ya que él tiene lehismaniosis y la mantenemos controlada de momento. Además, siempre me anima a utilizar los aceites esenciales y remedios naturales como un refuerzo del collar y las pipetas. Para saber qué marcas de collares puedes combinar con qué pipetas es recomendable que consultes a tu veterinario o veterinaria.

A la hora de aplicar los collares y las pipetas es muy importante leer las instrucciones que pueden variar con cada marca para saber realizarlo de una forma segura y tener en cuenta posibles contraindicaciones como por ejemplo, no bañar a nuestro perro durante los días previos y posteriores a la aplicación de la pipeta, etc.

¿Qué más podemos hacer para reducir el riesgo de infección?

  • Nuestro compañero peludo debe dormir siempre a cubierto.
  • Evitar zonas pantanosas o humedales al atardecer.
  • Utilizar velas aromáticas y repelentes de mosquitos en casa.
  • Instalar mosquiteras en las ventanas.

SONY DSC

Espero que el post os haya servido para tener una idea general de lo que es la lehismaniosis y para aprender los consejos más básicos para detectarla y prevenirla. Si tenéis cualquier inquietud sobre el tema, no dudéis en ir a vuestro veterinario o veterinaria de confianza para que os asesore.

¡Hasta pronto criaturillas!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s