Lagrimitas de no-pollo

¡Hola criaturillas!

Hace unas semanas probé en un bar (Irving 13, Granada) una tapa de lagrimitas de no-pollo (o más bien sonrisitas de soja texturizada porque aquí ningún pollo ha sido dañado) que me quitaron el “sentío”  y como había un barril en el que me comprometí a llevar comida decidí experimentar e intentar conseguir el mismo resultado.

Como ya podíais imaginar, iguales lo que se dice iguales no quedaron, pero sí muy parecidas y con un toque más especiado. Como lo hice todo a ojo y en el fondo las especias son totalmente intercambiables, es muy fácil de personalizar. Eso sí, estaban buenísimas tanto frías como calientes y duran varios días en la nevera y cogen ese sabor de “filete empanado frío” que tanto añoraba.

Ingredientes:

  • Soja texturizada gruesa
  • Caldo de verduras
  • Salsa de soja
  • Zumo de limón
  • Sal
  • Mix de especias para carne*
  • Pan rallado con ajo y perejil
  • Harina de garbanzos
  • Leche de soja sin azúcar (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite para freír (yo usé de girasol)

*Yo usé pimentón de la vera, pimentón picante, jengibre molido, orégano, hierbas provenzales, comino, cúrcuma… Pero puedes usar las especias que te apetezcan, como un mix para pinchitos, barbacoa, curry, etc.

Elaboración: 

Hidratamos la soja texturizada en caldo de verduras con un par de cucharadas de salsa de soja hirviéndola durante unos minutos hasta que esté blandita (pero sin pasarse).

Escurrimos la soja texturizada en un colador (puedes aprovechar el caldo de verduras restante) y si fuese necesario podemos corregir el exceso de líquido apretándola un poco.

En un vaso, echamos aceite de oliva y zumo de limón suficiente para macerar posteriormente toda la cantidad de soja texturizada que hayas hecho. Añadimos las especias, la sal, removemos bien y lo mezclamos con la soja.

De forma opcional, puedes dejar la soja macerar unas horas antes de seguir cocinando pero no es estrictamente necesario.

Preparamos una mezcla que imite en textura al huevo utilizando harina de garbanzos y leche de soja sin azúcar. Si no tienes leche de soja puedes usar agua.

Pasamos la soja por la mezcla tipo “huevo” y luego la empanamos. Ya está lista para freírla en aceite muy caliente durante unos minutos hasta que se ponga doradita. Al sacarlas puedes ponerlas sobre un poco de papel de cocina para quitar el exceso de aceite.

…et voilà!

1

¡Unas lagrimitas de no-pollo deliciosas y libres de sufrimiento animal!

Si las acompañas con un toque de veganesa quedarán deliciosas.

¡Espero que os guste!

¡Hasta pronto criaturillas!

P.D.: No me siento muy cómoda llamándolas lagrimitas de no-pollo pero creo que es la mejor forma de hacer la receta accesible para los buscadores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s